Santiago, 19 de enero de 2021.– Las asociaciones de la cadena de valor de la madera de Galicia denuncian la extralimitación de competencias de los ayuntamientos en la publicación de ordenanzas forestales y la imposición de tasas discriminatorias para la actividad forestal.

En concreto, critican la reciente publicación de ordenanzas municipales en Meira, Pol, Ribeira de Piquín, A Pontenova, Riotorto y A Pastoriza, que gravan la actividad forestal con la imposición de tasas, discriminando al sector de la madera con respecto a otros sectores primarios que se desarrollan en el mismo territorio y que no sufren esta penalización.

Además, gravan a los propietarios forestales que gestionan sus parcelas para producir madera y ofrecen un beneficio a la sociedad cuidando los montes. Una actividad por la que obtienen un complemento a sus ingresos familiares, especialmente en esta dura crisis.

Las organizaciones profesionales subrayan que las empresas están comprometidas con la protección de las pistas forestales. En primer lugar porque la actividad forestal es compatible con dejar las vías utilizadas en el estado previo a los trabajos y, en segundo lugar, porque esas mismas pistas son necesarias para que el sector pueda mantener su actividad en el monte.

Sin embargo, aseguran que el cobro de tasas por la ejecución de la actividad no lo garantiza, sino que son la responsabilidad empresarial y la mejora de la organización de la propia actividad dentro de cada municipio, las claves para hacer compatible la actividad forestal y la conservación óptima de las vías de titularidad municipal.

Medidas para evitar estos daños

El sector demanda la adaptación de las vías a la evolución de la maquinaria forestal. Por otro lado, pide que se realice una organización de la propia actividad a nivel municipal, como sucede en algunos ayuntamientos que ya marcan las vías adaptadas para la saca de madera, la creación de parques de madera y puntos de acopio, zonas de viraje de camiones, etc.

Sigue leyendo