Reducir, Reutilizar,  Reciclar

La estrategia Europa 2020 promueve un crecimiento sostenible, inteligente e integrador y, actualmente, es la principal estrategia para generar crecimiento y empleo. Una de las siete iniciativas de la estrategia Europa 2020 es “una Europa que utilice eficientemente los recursos”.

Con esta estrategia, la Comisión Europea fomenta la transición de Europa hacia una economía circular, es decir, hacia un sistema de máximo aprovechamiento de los recursos donde se reduzcan al mínimo los residuos.

El objetivo es pasar del modelo tradicional “fabricar, usar y tirar”, propio de una economía lineal, a uno nuevo basado en “reducir, reutilizar y reciclar”.

El Plan de Acción previsto en la UE contribuirá a «cerrar el círculo» del ciclo de vida de los productos, mediante un mayor reciclado y reutilización, y aportará beneficios al medio ambiente y a la economía, ya que se pretende extraer el máximo valor y uso de todas las materias primas, productos y residuos y se fomenta el ahorro energético y la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.

La Comisión Europea presentó en noviembre de 2018 el documento “A Clean Planet for all” que recoge la estrategia a largo plazo contra el cambio climático de la Unión Europea. Con esta iniciativa se pretende definir un plan y una dirección hacia los que la sociedad europea debe avanzar, liderando así a nivel mundial la acción contra el cambio climático.

El camino hacia una economía climáticamente neutra exigirá una acción conjunta en siete ámbitos estratégicos: eficiencia energética; despliegue de energías renovables; movilidad limpia, segura y conectada; industria competitiva y economía circular; infraestructuras e interconexiones; bioeconomía y sumideros naturales de carbono; captura y almacenamiento de carbono para hacer frente a las emisiones restantes.

 

Recurso Natural, reciclable y renovable

En la economía circular, la madera es la materia prima por excelencia ya que cumple con todos los requisitos para generar ese crecimiento sostenible.

  • Sostenible: la madera es una materia prima que requiere de un menor consumo energético para la fabricación de sus productos.
  • Reutilizable: la madera y sus productos tiene un ciclo de vida infinito ya que se puede reutilizar de manera reiterada.
  • Eficiente: gran aislante térmico y acústico que además regula la humedad.
  • Saludable: contribuye a la creación de entornos óptimos
  • Confiable: la madera mantiene sus prestaciones durante un largo periodo de tiempo

Además, el aprovechamiento de la madera de manera sostenible contribuye a la preservación de los bosques y a fijar población en el medio rural.

La certificación forestal y de cadena de custodia son instrumentos que la industria de la madera emplea para garantizar una producción sostenible, tanto en el bosque, como a lo largo de toda la cadena de valor de la madera.

 

 

Más madera = menos CO2

  • Un metro cúbico de madera secuestra una tonelada de CO2
  • Substituir una ventana de madera por una de PVC supone una reducción de 2 toneladas de CO2
  • Suelo de madera en vez de gres supone 4 toneladas menos de CO2
  • Las paredes madera en lugar de ladrillo reduce en 24 toneladas el CO2
  • El forjado de madera que substituye al hormigón ahorra 28 toneladas de CO2